El networking en el mundo de la arquitectura y el diseño

El networking es una modalidad que durante los últimos años ha ganado amplia visibilidad en el mundo de los negocios y los emprendimientos. Ni más ni menos, se trata de la construcción de relaciones con personas del entorno profesional, siempre con el fin de hacer negocios, ganar nuevos clientes, generar nuevas sociedades, obtener nuevos conocimientos, etcétera. En la actualidad se organizan eventos en múltiples sectores comerciales donde se realizan sesiones de networking que consisten en encuentros fugaces de sólo 5 minutos, lapso en el cual los participantes deben presentar su propuesta y generar el vínculo, si así lo desean. Luego, pasan a una nueva conversación en ese mismo evento, a donde acuden personas con intereses y/o profesiones afines. ¿Sabía usted que el networking también es relevante en la órbita de la arquitectura y el diseño?

Aplicar el networking en el quehacer de los arquitectos y diseñadores implica afianzar la relación con clientes y proveedores; conocer por ejemplo los mejores precios de materiales para la construcción o dónde es conveniente comprar materiales eléctricos; mostrar ideas de negocio y productos ofrecidos; detectar nuevas oportunidades; vender el servicio que se brinda; y sobre todo elaborar alianzas con socios comerciales. A fin de cuentas, el networking es una estrategia que ayuda, a través de la expansión de la red de contactos, a incrementar el volumen de trabajo y/o ventas.

Diferencia-entre-arquitectura-y-diseño-de-interiores

Es importante tener en cuenta que el networking no se realiza de la noche a la mañana. Por ejemplo, si el ánimo de un arquitecto es conocer un distribuidor de materiales eléctricos de confianza y con conocimientos en el área, es importante que el profesional sea perseverante en su búsqueda. Una buena idea es participar en el mundo de las redes sociales, siendo que ciertas plataformas permiten acotar el espectro en base a los intereses del usuario. Un buen ejemplo es LinkedIn, la red social del ámbito laboral que, por ejemplo, permite generar contactos entre arquitectos, profesionales del diseño, expertos en iluminación, etcétera, sin que esta red se mezcle con profesionales de otras áreas.

En su faceta virtual, el networking exige mantener siempre el currículum digital actualizado, y generar contactos que sean afines. La idea no es tener muchos contactos, sino que los mismos sean de calidad. ¿Qué quiere decir de calidad? Que de aquellos contactos puedas tomar un aprendizaje, plantear la posibilidad de un nuevo proyecto, generar eventualmente una sociedad, etcétera.

Sin embargo, el networking no debe acotarse al mundo digital. Es importante que un arquitecto o diseñador trascienda la órbita virtual visitando oficinas y locales, frecuentando profesionales, esto en forma personal. También se aconseja visitar los colegios de arquitectos de la ciudad, así como ferias y exposiciones del rubro. El networking debe tener su costado presencial y humano; también debe cultivar el trato directo. También es bueno participar de debates, mesas rendondas… a fin de cuentas, darse a conocer. Salir del ámbito privado e ir hacia una red de contactos que sea fructífera. Eso es el networking, una estrategia que también aplica en el mundo de la arquiectura  y el diseño.